domingo, 9 de agosto de 2015

Si Lavalás de Aristide gana en Haití, relaciones con RD empeorarán

La Romana;- El pasado viernes nuestros hermanos haitianos cruzaron la frontera para abastecerse en los mercados binacionales de Dajabón, Elías Piña y Pedernales, pues la frontera estará cerrada desde este sábado en ocasión de las elecciones de hoy domingo que renueva el Congreso bicameral del sistema semipresidencial haitiano en que el Presidente es el jefe del Estado y el primer ministro, que es designado por el Parlamento, es el jefe de Gobierno, una de las principales diferencias con el dominicano, en donde el Presidente de la República ejerce ambas funciones.
En las elecciones del 9 de agosto convocadas por decreto del Presidente Martelly se renueva el Senado, compuesto de 30 miembros en representación de los departamentos, y 79 diputados.
Usualmente, unos 16 partidos y más obtienen representación en elecciones muy fragmentadas y con escasa participación. De ahí deriva uno de los primeros problemas de gobernabilidad, pues en ocasiones hacen falta hasta doce partidos para formar el gabinete y, por cualquier quítame esta paja, el gobierno se cae.
El Presidente Rene Preval, elegido dos veces, igual que Aristide, es el único que ha concluido sus dos mandatos sin incidentes y, en ambos, dirigió a Haití, sin primer ministro, por desavenencias con el Parlamento, más de la mitad de cada periodo.
También es el único que ha tenido relaciones amistosas con la República Dominicana.
De igual manera ha sido corriente que los legisladores, corporación profundamente corrompida. Se queden hasta tres años más allá del término de su elección, como ha sucedido ahora, algo inconcebible en la República Dominicana.
El Parlamento a elegirse hoy, domingo, es muy probable que sea abiertamente adverso a Martelly, bastante desacreditado, y quien debe dejar el cargo el 7 de enero luego de las elecciones de octubre, ya convocadas y para las cuales se han registrado solamente 129 candidatos. Es probable que gane La Lavalás, de Aristide, destituido por los norteamericanos en su último mandato y, en ese caso, las relaciones con la República Dominicana serán peores.
Por Angel Lockward ;-