viernes, 7 de agosto de 2015

PRD y los nombramientos

Dr. César Mella
SIN REACCIÓN.- Nadie sabe ni entiende la prisa en nombrar perredeístas, y mucho menos la torpeza y el desacierto. La designación de Aníbal García Duvergé fue como una caída del trapecio y la de César Mella un salto sin garrocha. Actos sin sentido que de seguro nadie explicará, pero que todos atribuirán a un acuerdo entre el PRD y PLD cuyo protocolo se desconoce.  La inquietud en principio era por qué García Duvergé, pero superado el momento, ahora intriga que el gobierno diera tan poco. La máquina de hacer decretos al parecer se apagó sola para los perredeístas. ¿Cuántos compañeros se quedaron con el moño hecho?
Aunque llama la atención, primero, que no provocara alegría entre los perredeístas, y segundo, que el partido no saludara el ingreso al gobierno de dos de sus dirigentes. Esto es, que ni arriba ni abajo.  Los perredeístas tienen hambre y esperan hartura, y se dan cuenta de  que por esa vía o de esa manera no llevarán comida a la mesa. No es fácil la espera cuando la  inopia repolla...
EL ORDEN.- Lo lógico era que el PRD como partido expresara públicamente su ánimo de colaborar con el gobierno, y que el gobierno respondiera designando a miembros de ese partido en posiciones relevantes. Fueran políticos o técnicos.  En ese sentido era lo más natural someter nombres y áreas, de manera que el Ejecutivo tuviera de dónde escoger. ¿Fue eso lo que sucedió? Solo Dios, Danilo Medina y Miguel Vargas lo saben. Ninguno lo dice, y -- tal vez -- ninguno lo dirá. La política del secreto entre hombres. Debe ser así, habría que preguntarse por qué Vargas puso de primero a Aníbal García Duvergé, o por qué Medina lo escogió alante. El caso de García Duvergé es el importante, porque lo de César Mella es una asesoría que no se explica por sí misma. ¿Cuál es la diferencia entre Asesor en sistema de Salud Pública y Asesor Médico, que ahora será el ex ministro Freddy Hidalgo?  No creo que nadie lo sepa, incluyendo los interesados...
ADEMÁS.- La asesoría de César Mella no despierta interés entre perredeístas, pues no administrará fondos ni tendrá posibilidad de nombrar empleados. Incluso, no se sabría la suerte del cargo, pues ante el embate de las críticas, el siquiatra estaría pensando  dar marcha atrás. ¿Dios mío, Dios mío, en qué me habré metido? dicen que exclamó delante de amigos. Una expresión propia del Gólgota e impensable en un no creyente. Pero así andan las cosas. Cuentan que la noche del miércoles fue citado al Laguito, un lugar que frecuenta Miguel Vargas, aunque no se conoce el resultado de ese encuentro. Idecoop es otra cosa. Tiene presupuesto y decenas de empleos. Ya el PUN no pone donde ponía, pero se duda que el PRD como PRD, pues Aníbal García Duvergé es un hombre de grupo, no de partido, y se da por seguro que ese bacalao lo partirá y repartirá entre sus conmilitones de San Cristóbal. No conviene, y eso debió saberlo el presidente Danilo Medina, poner empleos en manos de un político en permanente campaña...
COHABITACION.-  No obstante, la distinción se impone. Una cosa es el acuerdo electoral del que hablara Miguel Vargas semanas atrás,  y otra muy diferente la precaria cohabitación de poder. En lo de la alianza andaría Reinaldo Pared, pues sería cosa del PLD, del que es secretario general, y en los nombramientos el presidente Danilo Medina, dueño y señor del gobierno. Los periodistas hacen mal en preguntar a Pared sobre ese muro en que se detienen sus diligencias. Pared ni recomienda ni designa. E incluso se entera como todos por los medios de prensa cuando el Ejecutivo emite los decretos. De saber, el presidente del PRD, o el jefe del Estado, o el beneficiario, pues los cargos podrían deberse a gestión propia. Hay gente que se la busca, o se la sabe buscar, y García Duvergé pertenece a un club exclusivo. El de los Come Siempre. Cooperativa de Maestros, senador, Autoridad Portuaria, Parlacen, y ahora Idecoop. Dirá que es un hombre de poder, que sabe buscarlo y lo consigue,  y que tampoco sería un temperamento solo suyo, pues hay otros expertos en crear y aprovechar las oportunidades...
Por Orlando Gil ;-