miércoles, 19 de agosto de 2015

PRD estrena bisagra

Los acuerdos a que llega el Partido Revolucionario Dominicano con el gobierno de Danilo Medina ponen sobre el escenario la suerte de esa entidad en los venideros eventos políticos. Todo luce que ahora el PRD engrosa la lista de colectivos que sirven de puerta batiente para que entre quien tiene control del poder.
Tras la muerte del doctor Joaquín Balaguer la suerte del Partido Reformista estaba marcada. Iba rumbo a la sepultura líder y partido. El fenecido presidente mantuvo con una garra el control de la estructura impidiendo que brotara alguna dirección que continuara la vida del PRSC. Los sobrevivientes se repartieron la herencia como despojos y así han sobrevivido cada vez con menos renta.
Tal parece que por allí marcha el PRD.
La incógnita de esta alianza, que ya le reporta dividendos a los dirigentes perredeístas, es si sobrevivirá su imagen como partido histórico al forjar un acuerdo que posibilita la reelección y permanencia del PLD en el poder.
La política se nutre de realidades. El PRD  tenía muchas posibilidades de hacer buen  papel para el 2016 si hubiera continuado unido pero, implosionó; la  división lo dejó mangas por hombro. Ante  esto y los bajos porcentajes en las encuestas, Miguel Vargas Maldonado  buscó dónde amarrar la chiva para que siguiera viva. En la manga que le quedó, MVM tenía el as morado.
No obstante, todo envite tiene riesgos. El presidente del PRD no tiene el mazo en sus manos. La casa es quien controla el reparto. Se dice que cuando alguien  gana en el  Casino le hace publicidad porque muestra que alguien puede ganar. Igual podría ocurrirle al colectivo blanco. Lo pueden estar usando como vitrina morada.
No recuerdo que en algún momento el PRD pusiera su casilla electoral a la voluntad del partido de gobierno. Ni siquiera que dejara de participar en unas elecciones para ceder su posición a otra organización.
Este paso de amigos, con beneficios, será lo que tendrán que evaluar los perredeístas. Los electores no son leales hasta la inconsciencia. Todo lo contrario. La voluntad popular es veleidosa y los partidarios del PRD tienen en el Partido Revolucionario Moderno otra opción con cola. Una especie de consuelo o venganza.
Los detalles del acuerdo PLD-PRM se desconocen, y ante unas elecciones de arrastre será curioso ver a los aspirantes perredeístas exaltando a Danilo. ¿Cuántos  quedarán pegados a este alambre?
Por Alfredo Freites ;-