martes, 11 de agosto de 2015

Periodistas tendenciados

Es obvio que el gobierno de Danilo Medina arrastra falencias, que ha tenido debilidades tal vez de origen, que ha incumplido promesas de campaña, que ha quedado corto en algunas proyecciones… Pero nadie, de forma seria y objetiva, puede atribuirle propósitos represivos, dictatoriales, antidemocráticos… …Mucho menos, ínfulas totalitarias a un gobierno cuyo mayor pecado ha sido darle participación a algunos enemigos declarados del partido que lo sustenta, a personajes de la sociedad civil que le adversaron en la campaña y a estrategas de grupos contrarios que quieren desplazarlo.
Danilo ha tenido un desempeño de total apertura y actuado con candidez incluso en el trato distinguido a escribidores energúmenos y sectarios que reaccionan con odios y malquerencias ante una realidad política que aniquila cualquier posibilidad de que sus patrocinados lleguen al poder.
Esa es la verdadera razón de sus respingos, de sus mentiras, de sus falsas acusaciones… Algo que vaticiné hace algunas semanas cuando se definió el panorama electoral peledeísta.
Volver sobre la figura de la dictadura de partido en esta coyuntura es una necedad de marca mayor, sobre todo cuando se compara al partido de gobierno con el PRI de México que gobernó por más de siete décadas cambiando al Presidente en cada período de seis años.
En México está proscrita la reelección presidencial en cualquiera de sus expresiones y hubo 11 presidentes distintos en los setenta años de dominio continuado del PRI, contrario al PLD que cumplirá 12 años seguidos en el poder y 16 si gana los próximos comicios --como se anticipa--, con sólo dos presidentes.
Porque en un sistema democrático y participativo el propósito de las formaciones partidarias es ganar todas las elecciones y es legítimo que gobiernen si reciben en buena lid el voto mayoritario de la población. Su estrategia, obviamente, debe andar en esa dirección.
…La misma cantinela
Los asesores de campaña de la oposición hablan de la cooptación de periodistas olvidando que de alguna forma ellos han sido beneficiarios del poder a través de allegados y familiares íntimos que disfrutan de posiciones jerárquicas en instituciones estatales a las que se llega sólo por complacencia del Ejecutivo.
Precisamente ha sido esa una de las mayores divergencias del presidente Medina con muchos periodistas que por casi veinte años soportaron su proyecto presidencial en los medios de comunicación.
Algunos comunicadores vinculados toda la vida al PLD y a Danilo, aún aguardan ser llamados a participar en el gobierno mientras otros que le adversaron con saña son beneficiarios del poder de forma directa o a través de amigos cercanos, las esposas, los hijos…
Y siguen hablando…
Nadie les critica el derecho que tienen de expresarse libremente y de apoyar a cualquier partido o candidato opositor… Lo criticable es que lo hagan en base a la mentira, al engaño, a las malas artes… La impotencia de verse nuevamente derrotados los conduce por el sendero ya trillado de la calumnia más artera, de la difamación y la descalificación a periodistas de largo ejercicio con la suficiente credibilidad para orientar correctamente a la opinión pública al margen de las pasiones tendenciosas.
Si la comunicación social está hoy mal servida, habría que agradecérselo a quienes llevan años en las aulas universitarias deformando periodistas que luego intentan adocenar para que sirvan a sus intereses políticos… …Y cuando fracasan en ese intento, culpan a quienes hace rato.
Por César Medina ;-