miércoles, 12 de agosto de 2015

El monopolio de la boleta

El Partido de la Liberación Dominicana culmina en esta semana una jornada histórica en la política nacional porque sella alianza con el Partido Revolucionario Dominicano, organización de la cual nació. En las elecciones del 15 de mayo del 2015 el PLD tendrá la representación del PRD en las mesas electorales; será su abogado para defender los sufragios  “congresipales” del añoso partido.
Además el PRD cede su primacía en la boleta electoral para que Danilo Medina luzca otra oportunidad de ser Presidente, esta vez  será el  líder de los blancos.
Danilo Medina estará en las primeras casillas. Como en el juego de monopolio se le ubicará  en lugares de preminencia a todo lo largo de la boleta electoral. Hasta ahora en la 1,2 y 4 y muy posible en la 3 y otras más que se irán sumando cuando concluya la red de alianzas.
Hasta el momento en Partido Reformista se mantiene en distancia aunque votó por la reforma constitucional que posibilitó el retorno de Danilo Medina; en igual tesitura está La Estructura de  
Amable Aristy Castro, aunque de este se espera que negocie la senaduría de la Altagracia y la alcaldía de Higuey con el PLD.
En el otro lado de la acera esta el Partido Revolucionario Moderno que construye una entidad de oposición a la que podría agregar  entidades que buscan su reconocimiento ante la Junta Central Electoral.
Se ignora qué pasara con partidos como la Fuerza Nacional  de los Vincho,  que se distanció del PLD pero tiene serios antagonismo con el PRM,  por lo que se enturbia su pertenencia a ese bloque; también está el caso de Hatuey Decamps y su Partido Revolucionario Social Demócrata. No obstante, se cree que estaría cerca de apoyar a Luis Abinader a cambio de candidaturas congresuales. Igual situación  se asimila  con la Quinta República, entidad vinculada al PRD.
Las políticas de alianza se conocerán en estos días y esto dará paso a las candidaturas de aspirantes a senadores, diputados y cargos  municipales.  Los  legisladores actuales, en su gran mayoría están en calma porque se asegura que como parte del proceso de reforma constitucional tienen garantizada  la repostulación. Esto hará menos reñida la competencia en provincias ya que peledeístas y perredeístas irán hermanados. Algo nunca visto.
La singularidad de las próximas elecciones es que será de reelección total. No sólo Danilo se quiere quedar. Las mismas caras seguirán hasta el 2020.
Por Alfredo Freites;-