miércoles, 12 de agosto de 2015

La dificultad de Abinader

Luis Abinader
Candidato presidencial del PRM
PIES AL AGUA.- Luis Abinader tiene estilo propio, y en vez de brincar charcos como el presidente -candidato Danilo Medina, se mete con ropa y zapato en los ríos que se encuentra en sus recorridos por los pueblos. Esa imagen no la utiliza en campaña, pero bien pudiera usarla, pues muestra determinación, y tal vez sea determinación lo que le está faltando al aspirante presidencial del PRM. La reelección se toma su tiempo, y parece no tener prisa en solucionar los pequeños problemas que se originan en el camino. Abinader, sin embargo, no puede manejarse con ese criterio de pulpero rico, del que vendió al contado. Tiene que fiar para que la gente del barrio tome en cuenta su esquina, para que se convierta en un punto y el negocio sea próspero.
Del acuerdo con Eduardo Estrella y su movimiento Dominicanos por el Cambio no se conocen los detalles, pero como había adelantado, fueron tratados como partido grande. Ahora falta que Estrella y los suyos hagan el trabajo….
LA PESCA.- El hecho de que Luis Abinader se moje los pies no significa que se haga pedicure o que mejore en la búsqueda de peces en los ríos. En una nota de campaña da cuenta de que en un lugar de Estados Unidos todo un comité del PLD se fue para el PRM y ahora apoya su candidatura. Sin duda que será uno de los cuentos de Juan Bobo y Pedro Animal, propio de cada campaña electoral, pero que ya no convencen ni entretienen. ¿Dejar camino real por vereda? Un colombiano diría ¿pero cómo se le ocurre? Sin embargo, hay situaciones que aquí lucen confusas. Hipólito Mejía, por ejemplo. Nunca se supo si participó o no en la caravana del sábado por la tarde, y la que tampoco fue muy cacareada. Se dijo que sí, y se dijo que no. Ahora se dice que no fue al acto de acuerdo político entre Abinader y Eduardo Estrella, y en alguna reseña se hace constar que envió a su hija Carolina. Esa ausencia llama la atención, y no tanto por las expectativas que genera ese amarre, sino porque el propio Mejía había procurado ese acercamiento. Incluso, en sus diligencias quiso más: que Estrella fuera candidato a Senador por Santiago…
HIPÓLITO.- Lo que se explica oficiosamente es que Hipólito Mejía entiende que no es la figura principal y que debe dejar el escenario de la campaña para que Luis Abinader se lo tome solito, como diría Santana Martínez, el narrador de las Águilas Cibaeñas. Sin embargo, esa decisión lleva a otra cuestión: ¿Conviene o no Mejía en la campaña? Unos afirman que si se enseña mucho, le roba el show al candidato. Pero el problema es que no hay show, y esa falta de show es parte del problema que debe solucionarse. Otros consideran que impondría un ritmo que Abinader no podría seguir, creándose una situación igualmente mala de desdoblamiento de campaña. Ahora, en lo que todos están contestes, es que Mejía pondría pimienta a la salsa, o por acción o por reacción. Lo que dijera –en un sentido o en el otro– sería respondido, y habría refriega, y disputa, y el proceso dejaría de ser aburrido. ¿Acaso no se dijo que la política es la guerra por otros medios?...
SI, PERO NO.- Lo mejor hubiera sido dejarlo fuera, pues contra Luis Abinader se hace difícil afilar hachas, pero no contra Hipólito Mejía. Abinader provoca sospechas, pero Mejía tiene hechas. Solo habría que sacar de archivo viejos spots, antiguas consignas, y el expresidente se consumiría en su propia salsa, como se dice de los calamares. Sin embargo, tal vez convenga al PRM imitar la política del PLD de los varios frentes, tan exitosa en la pasada campaña con Danilo Medina por un lado, Leonel Fernández por el otro, y hasta Margarita Cedeño haciendo su parte. Así, incluso, se acaba el chisme de la integración, y cada perremeísta trabaja con el jefe de campaña de su predilección. Lo que Abinader presentó en días pasados como staff de campaña no es lo mejor de lo mejor, y se duda que ese equipo pueda llenar el cometido. Demasiados capitanes, pocos remeros y el Támesis inmenso en navegación y calado. Si se deja la campaña a su suerte, que se prepare el candidato, pues será otra Babel, todos queriendo subir al cielo de primero. No es lo mismo buscar cámaras, figurear en ruedas de prensa, que actuar con sentido de campaña…
Por Orlando Gil ;-
@orlandogildice