viernes, 14 de agosto de 2015

La desfachatez de Sobeida

Sobeida Félix Morel
El refrán popular es muy sabio: “Pero huevero... aunque le quemen el hocico”.
Aplica a la desfachatez de la señora Sobeida Félix Morel, que ahora exige al procurador Domínguez Brito “un certificado de buena conducta” en retribución “al severo daño” que le infringió la sociedad al encarcelarla por complicidad en narcotráfico y lavado de activos...
...Pero al mismo tiempo admite que sigue en comunicación con el capo internacional José David Figueroa Agosto, que purga condena por similar delito en Puerto Rico, con quien dice se comunica diariamente por Internet y quién sabe si hasta telefónicamente por Whatsapp.
Es evidente que Sobeida “no es un maíz”, al mejor decir de los tígueres del barrio. Porque hay que tener mucho tupé para aparecer en público alegando pena cumplida para exigir que la sociedad le expida certificación de buena conducta...
¿Cuál ha sido la buena conducta de esta mujer en todos estos años desde su apresamiento en 2008? ¿Reiterar sus vínculos sentimentales-- por demás en base a infidelidades recíprocas--, con uno de los más connotados criminales de la época?
La verdad es que en nuestro país hay que estar preparados para escuchar y ver las expresiones y actitudes más inverosímiles...
Un personaje mediático
Sobeida se convirtió en personaje mediático después de una persecución dramática a su compañero sentimental a lo largo de la avenida 27 de Febrero, quien logró escabullirse en el tráfago urbano entre tiros y tomando atajos temerarios seguido por agentes del Marshall que lo ubicaron en un apartamento del módulo central de Santo Domingo.
En esa operación fue arrestada Sobeida y en uno de sus vehículos se hallaron “encaletados” cinco millones de pesos. Ella dice que fueron seis millones y que un millón “se perdió misteriosamente”. Sobre eso promete dar detalles en sus “memorias”, que está escribiendo... ¡Ojalá lo diga todo!
Arrestada bajo la acusación de complicidad y lavado de activos, poco después Sobeida fue liberada bajo fianza pero se salió-- también misteriosamente--, del radar de las autoridades al abandonar el país en una lancha rápida que la trasladó de noche a Puerto Rico, donde la esperaba su amante Figueroa.
Meses después, y tras una agotadora búsqueda de agentes de la DEA con profusa labor de inteligencia, tanto Sobeida como su amante fueron arrestados en el condado de San Juan... El quedó allá para purgar condena de 20 años que había evadido al fugarse de la prisión, y ella repatriada para ser procesada por la justicia dominicana. Al llegar al aeropuerto, desfiló como reina en pasarela con porte de diva, bolso, prendas y vestido de afamadas marcas que la lanzaron al estrellato mediático.
... Y sigue creyéndolo
Es evidente que Sobeida sigue creyéndose una diva... Lo demostró con su aparición pública posando como gran señora casi recostada de su abogado defensor, el doctor Félix Portes-- una relación por igual rica en conjeturas--, cuando concluyó su condena, la mitad de la cual pasó en libertad. Su última osadía en escena lo demuestra aún más... Superó la más fértil imaginación cuando apareció en días recientes en los medios de comunicación para “exigir” certificación “de buena conducta”... ... La “buena conducta” de comunicarse diariamente con su marido preso en Puerto Rico y admitiendo que mantiene una relación sentimental espuria con el capo de los capos. ¡... Evidentemente esta señora ha colmado la desfachatez nacional!
Por César Medina ;-