lunes, 24 de agosto de 2015

Estudiantes reciben clases a la intemperie

El temor a que se desplome la escuela San Francisco de Asís, en el sector Cienfuegos, obligó a los maestros a impartir docencia a la intemperie y debajo de árboles.
En total 1,856 estudiantes del nivel inicial y primario que toman clases en las tandas matutina y vespertina fueron sacados de sus aulas ante el peligro de que colapse con ellos dentro de este centro educativo afectado por las grietas.
Dionisio Reynoso, director de la escuela, dijo que viven esta zozobra desde el año 2008 y que en diversas ocasiones han demandado la intervención de las autoridades para evitar una tragedia humana en caso de que se produzca un deslizamiento de tierra ante cualquier movimiento telúrico. En total tuvieron que desalojar los estudiantes de 13 aulas, por presentar mayor peligro ante el posible desplome.
Inconvenientes
“En marzo de este año vino aquí Omar Guevara, del Ministerio de Educación, y prometió que iniciaría el proceso para intervenir la escuela, pero a la fecha siguen en las mismas condiciones”, apuntó Reynoso. Propuso que sea agilizada la construcción de un centro educativo que se levanta cercano a la zona y que se encuentra en etapa de un 86 por ciento para trasladar a los estudiantes.
“Ya dos ingenieros que vinieron del Ministerio de Educación sugirieron como única solución, que sea demolida el área afectada, que consta de trece aulas”, indicó Reynoso. Los estudiantes de mayor edad reciben clases prácticamente en pleno sol, mientras los más pequeños debajo de matas de “rompe vientos” y una caseta que también presenta grietas.
El profesor Francisco Núñez llamó a que las autoridades asuman la intervención urgente del plantel para prevenir posibles tragedias. “Como está la escuela y el peligro que representa, cualquier cosa puede suceder, por lo que se requiere ser intervenida”, dijo
Piden agilizar trabajos  de la otra escuela
También los padres de los estudiantes han mostrado su preocupación por la problemática y llaman al Gobierno a evitar una tragedia, por lo que sugieren reiniciar y agilizar los trabajos de construcción de la escuela que se levanta al lado para comenzar la mudanza de los alumnos. Advirtieron que en caso de que se registren lluvias, la docencia quedaría suspendida.