sábado, 15 de agosto de 2015

El futuro de Luis Abinader

Al margen del resultado electoral del 15 de mayo, Luis Abinader Corona ocupa un espacio privilegiado en el relevo político dominicano, y sin tomar en cuenta su desempeño en este proceso, su futuro es promisorio frente a un liderazgo agotado y un sistema de partidos con poca cosa que ofrecer.
Tarea fundamental una vez concluyan las elecciones de mayo venidero sería unificar ambos ramales del Partido Revolucionario Dominicano en torno al liderazgo opositor que evidentemente encabezaría Abinader antes de cumplir los 49 años de edad-- el pasado 12 de julio cumplió 48--, todavía con media vida por delante.
En el panorama electoral no se observa ninguna otra figura que pueda concitar la atención de una oposición que crecerá exponencialmente a partir del próximo gobierno, si es que como adelantan todos los pronósticos Danilo Medina es reelegido en la Presidencia de la República.
Serían cuatro años de muchas dificultades para un gobierno sin capacidad de dar respuesta a las exigencias nacionales, con problemas económicos y financieros magnificados y con un estilo de gobernar que ya no tendrá secretos ante el agobio de la gente.
Dieciséis años continuos de gobiernos peledeistas sería demasiado tiempo para un partido sin propensión a cambiar los rostros de los funcionarios y con un estilo que no varía mucho en lo esencial, aunque Danilo se ha ocupado de quitarle la percha a la función pública por su forma desenfadada de acercarse a la gente.
¿…Y qué pasa con Leonel?
Las posibilidades de un retorno de Leonel Fernández en el veinte dependerán de la gestión de Danilo Medina en el evento de que le sea renovado su mandato el próximo 15 de mayo.
Leonel tuvo un pésimo manejo en el pasado proceso interno de su partido y al día de hoy muchos de los que llegaron con él hasta el último día de la confrontación con Danilo se han ido alejando, algunos de forma silenciosa pero definitiva.
Además, en el Partido de la Liberación Dominicana se observa el surgimiento de un liderazgo emergente desafiante y con potencialidad de relevo. La pasada campaña interna dejó un sedimento nuevo en las bases del peledeísmo con la interacción de cuatro precandidatos que enseñaron sus garras.
Dos de ellos, Reinaldo Pared y Francisco Javier, mostraron condiciones para disputarle la candidatura presidencial a Leonel en un escenario de igualdad de condiciones, como podría ser la próxima contienda interna de ese partido.
El cambio es atractivo
Situándonos más allá de las elecciones del 15 de mayo, es casi seguro que Abinader saldrá bien parado de esa contienda y que conservará una excelente proyección en su futuro electoral.
Después de 16 años seguidos en el poder, la gente querrá un cambio de gobierno en el veinte, y será esa la gran oportunidad de Luis Abinader Corona, que para entonces tendrá menos de 53 años, todavía un muchacho en estos afanes políticos.
La fusión del PRD y el PRM parecería mandatoria en un escenario como ese, primero porque la alianza del miguelismo con el danilismo no llegará a beneficiar ni siquiera mínimamente a los cientos de miles de perredeistas descontentos, y la emergencia de Abinader como líder opositor constituye un atractivo punto de encuentro.
Será un proceso inevitable que superará todos los factores en contra… Incluyendo a las llamadas altas cortes, si fuera necesario…
¡Es mandato de la dialéctica política!
Por César Medina ;-