jueves, 27 de agosto de 2015

Cárcel para la ex vicepresidenta de Guatemala implicada en escándalo de corrupción

Roxana Baldettiex vicepresidenta de Guatemala
La ex vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, fue enviada a prisión este miércoles acusada de estar implicada en el escándalo de corrupción que embarga al presidente Otto Pérez Molina y unos 30 funcionarios de gobierno más.
El juez consideró a Roxana Baldetti un riesgo de fuga porque también tiene nacionalidad italiana.
BBC Mundo;- El caso es conocido como La Línea, una estructura de defraudación que supuestamente buscaba beneficiarse monetariamente a través de las aduanas del país y ganar con ello un porcentaje por los productos.
Baldetti había sido arrestada la semana pasada acusada de acusada de asociación ilícita, cohecho y defraudación aduanera.
El juez Miguel Ángel Gálvez le negó su libertad bajo fianza, tras declarar haber encontrado suficientes argumentos para ligar a la ex vicepresidenta al proceso y considerarla un riesgo de fuga porque también tiene nacionalidad italiana.
Doble golpe
Otto Pérez Molina, con su entonces vicepresidenta,
 es acusado de ser el cerebro detrás de la organización La Línea.
En otro golpe para el presidente Otto Pérez Molina, la Fiscalía recomendó su renuncia para evitar una inhabilidad de gobernar ante la inestabilidad nacional que el caso podría provocar.
La medida sucede en el marco de manifestaciones en todo el país que exigen la dimisión del mandatario y la investigación de la Fiscalía y una comisión especial de la ONU que lo acusan de ser el cerebro de la organización que realizó millonarios sobornos.
Pérez Molina ya ha reiterado que no renunciará al cargo, a pesar de que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala reportara que una cuarta parte del dinero recaudado ilícitamente terminó en las arcas de su campaña presidencial.
En Guatemala continúan las manifestaciones que piden la renuncia del presidente.
El Congreso intentó revocar la inmunidad presidencial, a comienzos de mes, pero la medida fracasó porque no obtuvieron los dos tercios de los votos necesarios.
No obstante, la Fiscalía ha recibido el visto bueno de la Corte Suprema para iniciar una investigación contra el mandatario.
Los legisladores tendrán que debatir ahora si le retiran la inmunidad a Pérez Molina.
Hasta ahora, ocho funcionarios gubernamentales han renunciado por el escándalo.