lunes, 27 de julio de 2015

Murió la hija de Whitney Houston tras varios meses en coma: tenía 22 años

Era un obituario cantado desde hacía meses, una lenta agonía alargada artificialmente por las partes, los Houston y los Brown, que tardaron una eternidad en decidir hasta cuándo sostener la pantomima. Finalmente, la joven Bobbi Kristina Brown, única hija del tormentoso matrimonio entre Whitney Houston y Bobby Brown, ha fallecido este domingo después de meses de permanecer en coma, primero en un hospital y después en un centro de cuidados paliativos, desahuciada casi desde el principio.
El parte final ha sido tan escaso de información como los reportes que surgieron tras el incidente que le acabaría provocando la muerte el pasado 31 de enero. Por eso, de momento se desconoce qué ha sucedido con la joven de 22 años, si fue desconectada de la máquina que la mantenía con vida, o si los daños en el cerebro causados por el accidente sufrido en la bañera de su casa de Atlanta resultadon definitivos.
"Finalmente está en paz en los brazos de Dios", dijo su familia en un comunicado, además de dar las gracias a todos los que han enviado muestras de cariño y apoyo durante estos últimos meses.
En total han sido casi seis los que han transcurrido desde que la joven aspirante a cantante -tratando siempre de emular los pasos de su madre- decidiera seguirla también en eso, protagonizando una escena muy similar a la que le costó la vida a la estrella del pop en febrero de 2012. En su caso fueron los excesos con la cocaína lo que la llevaron a perder la consciencia y aparecer muerta en la bañera de su hotel en Beverly Hills, durante el fin de semana de celebraciones por la entrega de los premios Grammy.
La joven Brown estuvo a punto de quitarse la vida entonces, pero logró rehacer su vida junto al que hizo el papel de hermanastro durante varios años, Nick Gordon. Tras la muerte de su madre, Brown se refugió en sus brazos pese a la férrea oposición de su familia, aunque se mantuvo firme en sus intenciones. Sabedora de que por su edad, ya tenía acceso a parte de la fortuna amasada por su madre, decidió instalarse en su mansión de Atlanta junto a Gordon, y le anunció al mundo que se había casado.
Fue el propio Bobby Brown el que poco después aclararía que nunca hubo boda, respaldando la teoría de una demanda que ahora se ha interpuesto contra Gordon por robo y violencia física contra la que fue su pareja. Le reclaman 10 millones de dólares por haber usado la coartada del matrimonio para alejar a sus familiares y acceder a las cuentas de Brown.
El texto de la demanda asegura que tras el ingreso de la joven en un hospital, Gordon aprovechó para retirar dinero del banco y que antes le había propinado varias palizas, aunque la policía nunca ha presentado cargos en su contra por lo sucedido en enero.
Es el amargo final para la niña mimada de Houston, una joven rodeada de privilegios que tuvo que sufrir el comportamiento irresponsable de sus padres, que se drogaban delante de ella sin contemplaciones. Al cumplir 16 años, fue testigo del divorcio de los cantantes y de la constante adicción de su madre a la cocaína.
Por eso no es de extrañar que se relacionara a la joven con las drogas en multitud de ocasiones y su temprano y trágico final.