miércoles, 22 de julio de 2015

¡Ay… si lo hubiera sabido!

Hace poco más de un año --por segunda ocasión después que abandonó el poder--, Leonel Fernández recibió una oferta para que asumiera la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos. Rehusó porque en ese momento todo parecía indicar que sería candidato presidencial en el dieciséis y se daba por seguro su retorno al poder.
La oferta le llegó por varias vías, pero de manera formal se la formuló el entonces secretario general, José Miguel Insulza, un chileno muy bien valorado en su país --conocido por todos como “El Pánzer”--,  que salió de la OEA para abrirse espacio al poder por la concertación socialista de la que es uno de sus fundadores.
Leonel le respondió que lo pensaría y que más adelante le daría una respuesta.
Insulza sabía que Leonel sería votado por todo los países miembros, que nadie pondría objeción a su candidatura y que precedido por su prestigio, su elección habría sido rutinaria. Y así se lo hizo saber...
Apenas unas cuantas semanas después Leonel vio al secretario de la OEA en Washington y le comunicó que no podía aceptar la propuesta tan generosa que le formuló debido a sus compromisos políticos como líder del PLD y por sus obligaciones académicas al frente de la Fundación Global.
Insulza lo lamentó mucho --y así se lo hizo saber a Leonel--, porque “en el mercado político de la región” no aparecía otra figura de su perfil para ocupar el puesto que estaba decidido a abandonar un año después para regresar a la política chilena.
Un político descolorido
Luis Almagro fue canciller de Uruguay hasta el primero de abril pasado... Con la llegada de Tabaré Vásquez al poder quedó desempleado, y aunque proviene de la izquierda, los chilenos afirman tener evidencias de que colaboró con la dictadura de Augusto Pinochet en los años ochenta.
Como Leonel no aceptó la oferta para quedar al frente de la OEA ante la salida de Insulza, surgieron tres candidatos: el peruano Diego Sayán, el guatemalteco Eduardo Stein y el uruguayo Almagro. El cabildeo diplomático dejó fuera poco después a Sayán y Stein y Almagro llegó solo a la Asamblea General del 18 de marzo.
La República Dominicana, a través del canciller Andrés Navarro, votó por Almagro junto a otros 32 de los 34 países miembros con una abstención. Juró el puesto el 26 de mayo pasado.
Desde entonces el flamante secretario de la OEA ha asumido una actitud de total parcialidad en contra de la República Dominicana a propósito del diferendo con Haití por el problema migratorio.
...En manos del enemigo
Antes de Leonel recibir oficialmente la oferta de la secretaría general de la OEA, por diversas vías se le había sugerido que aspirara al cargo que abandonaría Insulza en la primavera de 2015. Eso ocurrió antes de las elecciones de 2012 y también en la transición de ese mismo año.
Como el desempeño de la secretaría general de la OEA implica fijar residencia en Washington, Leonel invocó sus compromisos políticos como presidente del PLD para rehusar el cargo. Más adelante también citó los compromisos inherentes a la Fundación Global.
Lo que se supo luego, sin embargo, es que Leonel estaba siguiendo de cerca “el curso de los vientos” en su propósito de regresar al poder en 2016...

¡... Pero esos vientos arrastraron la repostulación de Danilo!
Por César Medina ;-