martes, 16 de junio de 2015

“Los haitianos necesitan ahora no ser humillados”

 Fred Brutus
EL CANDIDATO PRESIDENCIAL TEME POR EL CONTEXTO DE LAS DEPORTACIONES
Santo Domingo;- El candidato a la presidencia de Haití Fred Brutus advirtió ayer sobre las condiciones que rodean a su país en el actual contexto de la deportación de haitianos indocumentados desde República Dominicana, a cuyas autoridades pidió tomar en cuenta la forma en que miles de sus compatriotas fueron traídos para trabajar en los campos dominicanos.
“La producción es casi inexistente y hay que importarlo todo… En un sistema económico tan frágil es que van a llegar al país tantos haitianos”, dijo Brutus, de 62 años.
El Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE) que viven en el país en condición irregular fue lanzado el año pasado en cumplimiento a una sentencia del Tribunal Constitucional que en 2013 falló que una mujer de ascendencia haitiana nacida en el país, Juliana Deguis, no tiene derecho a la nacionalidad dominicana por ser hija de padres cuya condición de “extranjeros en tránsito” (sin residencia legal) la excluye de optar por ese derecho.
Las autoridades dominicanas han dicho que al vencerse el plazo del PNRE este miércoles procederá a deportar a todo extranjero que no se haya acogido al programa. “Todas las condiciones están presentes para la somalización de nuestro país. Por eso las elecciones son tan importantes”, advirtió Brutus, candidato a la presidencia de su país por el nuevo Partido Federalista.
Brutus, que aseguró contar con el respaldo de las iglesias haitianas, desde la católica y la protestante hasta el muy influyente y extendido vudú, dijo en una entrevista exclusiva con LISTÍN DIARIO que llegó a Santo Domingo para dar su “apoyo moral a esa gente que no puede recibir documentos del gobierno haitiano”, en referencia a sus compatriotas que no han podido registrarse en el programa de regularización.
El dirigente político consideró que República Dominicana tiene derecho a ordenar la presencia de extranjeros en su territorio, pero que debe tener en cuenta que los trabajadores haitianos fueron llevados a este país por el gobierno y empresarios privados sin garantizarles legalmente un estatus digno en el corte de la caña, los campos arroceros, los cafetales y la industria de la construcción.
“Ahora necesitan ser comprendidos y no humillados.
La agropecuaria dominicana y la industria de la construcción necesita a los trabajadores haitianos y el gobierno hace lo correcto cuando quiere que todos estén documentados; pido por favor que no quede uno solo sin registrar ni sus descendientes sin derechos legítimos sin reconocer”, dijo Brutus.
“Haití es incapaz de proveer documentos a sus ciudadanos indocumentados fuera de su territorio”, dijo el político, quien se comprometió a resolver “ese serio problema en el primer año de gobierno para felicidad de mis compatriotas y para que República Dominicana pueda ordenar a los extranjeros en su territorio”.