martes, 19 de mayo de 2015

…Leonel es un “suertudo”

A los 42 años Leonel Fernández llegó al poder por primera, en 1996. Ahora tiene 61, de los cuales ha pasado 12 en la Presidencia y más de veinte gravitando decisivamente en la vida pública, privilegio que no ha tenido ningún otro dominicano a tan corta edad.
Balaguer, por ejemplo, ejerció poder real a partir de los 60 años después que ganó las elecciones de 1966 y llegó a la ancianidad siendo Presidente.
Guzmán llegó con 67 y murió con 71, y Salvador tenía 56 al asumir la Presidencia.
Después de Leonel vino Hipólito, que tenía 59 años en el 2000 cuando asumió el poder, y Danilo Medina casi cumplía 61 al ser juramentado. De esos cinco presidentes que ha tenido el país en el último medio siglo, el más joven en llegar fue Leonel.
Pero más que eso, ha sido el único Presidente dominicano en ejercer el poder en el tramo de mayor productividad física e intelectual que tiene cualquier ser humano en su ciclo normal de vida: entre los 40 y los 60 años.
Jacobo Majluta, Jacinto Peynado y Peña Gómez --tres líderes contemporáneos--, murieron a los 60, a los 61 y a los 62 años, respectivamente, sin haber llegado jamás al poder.
Hasta en eso ha sido Leonel Fernández un suertudo de primera… 
… Y es aún “un muchachito”
En cualquier otra parte un político con sesenta años está jubilado, pero en nuestro país es apenas un adolescente cuando se le compara con la ancianidad que ha compartido el liderazgo nacional el último medio siglo.
Leonel tuvo la buena fortuna de que Hipólito no sólo le allanó el camino al retorno en el 2004, sino que en su afán de seguir en el poder le abrió la brecha para que se reeligiera cuatro años más tarde… Es ese el escenario que podría repetirse en 2020 a partir de la fórmula que plantea la nueva reforma constitucional que propicia una mayoría peledeísta para reelegir al presidente Medina.
Cuando Hipólito hizo modificar la Constitución en 2002 para repostularse, dije varias veces en televisión que el gobierno y el PRD afilaban cuchillo para su garganta porque quien aprovecharía esa reforma iba a ser Leonel para reelegirse en 2008.
Exactamente lo que ocurrió.
Esta vez el escenario luce más claro todavía: la reelección parece invencible, la oposición está desarticulada, no se columbra liderazgo de relevo y el tiempo tiene un solo beneficiario: Leonel Fernández… 
¿…Qué discuten entonces?
Lo que Leonel busca es una buena negociación con Danilo que le permita conservar su liderazgo en el PLD y quedar con una cuota de poder a nivel del Congreso y los municipios.
Esa cuota de poder pasa, obviamente, por la protección a los legisladores y alcaldes que le han sido leales, y en ese punto no existe acuerdo todavía. Porque Leonel quiere que se reelija a todos, y Danilo dice que se revise cada caso en particular.
El punto que los une es que ambos están conscientes que separados no hay posibilidad de seguir en el poder, y que la unidad es una exigencia del partido que está por encima de sus humores particulares.
El caramelo que tiene Leonel es la posibilidad de volver en el veinte, con 66 años… ¡…A esa edad estaba Balaguer comenzando a ser Presidente y Bosch fundando el PLD!

Por César Medina ;-