lunes, 11 de mayo de 2015

Las “alianzas” de Hatuey

 Las “alianzas” de Hatuey
Hatuey De Camps anda proponiendo alianzas políticas en la nada, porque nada tiene… Habla en nombre de otros, de partidos, de agrupamientos, de dirigentes, pero nadie le ha autorizado a negociar pactos electorales en su nombre, al vacío, casi como le vende Trespatines al gallego Rudesindo un solar en el mar o una hortaliza de lechugas en el desierto subsahariano.
Su última propuesta se la hizo a Abinader, y Abinader fue a su santuario y se la compró. De la misma forma en que se la vendió previamente a Hipólito, que también se la compró, al igual que a Eduardo Estrella, a Guillermo Moreno, a todo el que aparezca por ahí con cara de zángano.
Con Miguel Vargas no ha podido… Porque Miguel Vargas lo conoce bien por su doble compadrazgo: Miguel le bautizó a Álvaro, hijo de su matrimonio con la bella y talentosa Milagros Germán; y Hatuey bautizó a Alberto, el segundo de Miguel con una mujer más bella todavía: Angelita García, su esposa de siempre.
Además, Hatuey y Miguel andan juntos desde muchachos y saben bien de qué pie cojea cada uno… Porque fue Hatuey quien involucró a Miguel en política, lo llevó al PRD, se lo presentó a Peña Gómez y después a Jorge Blanco, sin imaginarse siquiera que después volaría con alas propias y desarrollaría imagen y potencialidad superiores a las suyas… ¡Y eso duele, compañero!
¿Pero, cuál frente opositor? Hatuey se las ingenió para invitar a Abinader a su casa, y como Abinader tiene poco oficio después de la convención de su partido, ahí estaba Abinader frente a decenas de fotógrafos y camarógrafos citados primero que al propio Abinader, porque de eso se trataba: mucho ruido mediático… Poco después era Hatuey el protagonista, el salvador del país, el que sacará al PLD del poder… “con el bloque que aglutinará a todas las fuerzas partidarias y de la sociedad civil en un frente opositor tan grande como invencible…”.
¿Y él, qué aporta para asumir semejante protagonismo? Claro que absolutamente nada, porque su partido, el Revolucionario Social Demócrata, sobrevivió a las últimas elecciones porque se adhirió a la cola del PRD que postulaba a Hipólito a la Presidencia.
…Y después de eso, el propio Hatuey hizo lo indecible para que Miguel Vargas le cediera la presidencia del PRD para él fusionar sus siglas a cambio del regreso al partido del que fue expulsado en 2002 por Hipólito Mejía. Por supuesto, Miguel no aceptó su propuesta…
Dos o tres lealtades…
Después de todo Hatuey es un suertudo de la política porque a pesar de sus tantísimos errores, de sus palos a ciegas, de las aventuras que lo han llevado hasta a ser candidato vicepresidencial de Eduardo Estrella, tiene dos o tres amigos fieles y leales que no lo cambian por nada.
Sólo tres nombres: Rafa Gamundy, Amadeo Lorenzo Ramírez-- el legendario Mabí del viejo Unachosín--, y el doctor Fernández Lazala, un hijo avanzado del doctor Jaime Manuel Fernández, símbolo de la resistencia política dominicana y un hombre recordado y querido por mí.
Si hay otros no los conozco, pero con esos tres Hatuey hace más bulla que el Comité Ejecutivo Nacional del PRD y del PRM juntos, incluyendo a Hipólito, a Miguel y a Abinader… ¡Los cuatro juntos no servirán para ganar elecciones, pero de que rinden, rinden…!

Por César Medina ;-