domingo, 10 de mayo de 2015

Haití busca que R.Dominicana amplíe la regularización

EL TEMA SERÁ TRATADO EN LA PRÓXIMA REUNIÓN BILATERAL
El nuevo embajador de Haití en Santo Domingo, Daniel Supplice, consideró que el Programa de Identificación de Inmigrantes de Haití (PIDIH) que ejecuta su país para documentar a sus ciudadanos radicados en República Dominicana “es un fracaso”, y adelantó que el gobierno haitiano busca la ampliación del Programa Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE) que llevan a cabo las autoridades dominicanas.
Supplice señaló que “la extensión de la fecha de caducidad del PNRE (como lo llaman en Haití) estará en el corazón de la próxima reunión de la comisión mixta bilateral” que se realizará a mediados de este mes, como anunció esta semana en Ecuador el canciller dominicano Andrés Navarro y su colega haitiano Lener Renauld, reunidos en el marco de la VIII Reunión de Cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
“El PIDIH fue mal estructurado”, dijo el diplomático al periódico haitiano Le Nouvelliste, al que anunció que su gobierno ya logró que el Estado dominicano acepte la Tarjeta de Identificación Nacional (cédula haitiana) para ser aceptado en el registro del plan de regularización dominicano.

El Programa de Identificación de Inmigrantes de Haití estuvo desde el principio mal estructurado
Daniel Supplice, embajador de Haití
El programa, que vence el 15 de junio próximo, fue lanzado el año pasado en cumplimiento a un fallo del Tribunal Constitucional dominicano que en el 2013 determinó que una mujer de ascendencia haitiana, Juliana Deguis Pierre, no tiene derecho a la nacionalidad dominicana porque nació de padres cuya condición de “extranjeros en tránsito” (sin residencia legal) la excluye de optar por ese derecho.
La sentencia del máximo tribunal dispuso además determinar la validez o nulidad de las actas de nacimiento de los dominicanos de ascendencia haitiana, y ordenó al gobierno establecer un plan nacional de regularización de extranjeros residentes en el país.
El gobierno dominicano ha dicho que todos los extranjeros que no se hayan acogido al plan serán deportados a sus respectivos países “respetando los derechos humanos”.
Supplice dijo a Le Nouvelliste que si bien las autoridades haitianas habían fijado la meta de identificar a 200,000 personas, sólo 52,000 haitianos indocumentados que viven en República Dominicana figuran en la actualidad inscritos en el programa, de los cuales apenas 2,000 han recibido su pasaporte y otros 15,000 su tarjeta de identificación nacional.
El PIDIH fue establecido en República Dominicana en julio del año pasado, con el fin de proporcionar documentos (certificado de nacimiento, carné de identidad, pasaporte) a descendientes de haitianos que viven ilegalmente en República Dominicana.
Debido a presiones de inmigrantes haitianos y a fallas en su aplicación, el gobierno del presidente Michel Martelly quitó el manejo del plan al Ministerio de Haitianos Residentes en el Exterior y lo pasó a la Cancillería, redujo el costo de la dotación del documento de identidad de 2,500 a 1,000 pesos, y abrió recién el mes pasado dos oficinas en Santiago y Barahona, para reforzar la que funciona en Santo Domingo.
SUPPLICE NO QUIERE ANTICIPARSE A NADA
Daniel Supplice dijo que estaba seguro del fracaso del programa de identificación de inmigrantes haitianos, proceso que empeoró con la escasez de libretas de pasaportes en el Servicio de Inmigración, la ineficacia de las estrategias de comunicación y el hecho de “que la gente (los inmigrantes indocumentados) no iba a aparecer”.
Esta semana, el canciller haitiano afirmó en Ecuador que Haití está inmerso en la resolución de los problemas derivados de la producción de libretas de pasaportes pendientes de emisión para los haitianos que residen en República Dominicana, tarea que a su juicio ha dificultado el cumplimiento de las responsabilidades haitianas en el proceso de regularización de sus compatriotas.
El embajador prometió hacer todo de su parte para acelerar la dotación de documentos con la apertura de otra oficina en Santiago, de la creación de unidades para atender a ciudadanos haitianos que viven ilegalmente en la frontera.
Supplice también consideró que es importante que la identificación de sus compatriotas continúe más allá del 15 de junio, y manifestó que no era nada optimista sobre la decisión del gobierno dominicano de que ampliaría el plazo para la aplicación del plan de regularización de extranjeros. “No puedo anticipar que aceptarán”, agregó.