lunes, 18 de mayo de 2015

El populismo está de moda, pero esto "...no incomoda"


LA VISITA.- Pensaba sugerir al presidente Danilo Medina que le hiciera una visita sorpresa a la Junta Central Electoral y discutiera con sus titulares las dificultades económicas que denunciaban. Hubiera sido populismo, pero nada que contraviniera la Constitución y las leyes. El populismo es moda en esta administración, y dice la gente en la calle que lo que está de moda no incomoda. Además, de que de ese modo hubiera eliminado un ruido de esos que se crecen solos y afectan la gobernabilidad. Si las elecciones del 2016 son inevitables, lo mejor es que ese organismo trabaje holgado desde ahora y no haya retrasos y la logística sea fluida. No podía alegarse falta de fondos, pues el gobierno cuando quiere hace milagros, y eran de recordar los recursos de que habló el presidente de la Refinería Dominicana.

“El dinero de Felucho” Jiménez estaba y está disponible, y todo sería cuestión de prioridad. El referendo aprobatorio, que fue lo motivó e inspiró al miembro del Comité Político, todavía está en debate y no se sabe en qué terminará, pues aquí los  trucos ya no se hacen en tarima, sino sobre la marcha...
LAS ELECCIONES.- Que no sería el caso de la consulta popular de mayo del año que viene, cuyo calendario se conoce y los plazos son -como diría un abogado- fatales. Lo primero, por tanto, debe ponerse alante, y lo primero son las elecciones, pues la reelección aun no tiene puente, y el río luce caudaloso, pero sobre todo revuelto y con aguas engañosas. Depende mucho de lo contingente, y esto nunca deberá estar por encima de lo acordado, de lo que tiene fecha cierta. La reelección, y no  por los escarceos entre peledeístas,  deberá más a la circunstancia que a la voluntad de los interesados. El ser o no ser de la candidatura es ahora la cuestión, pero no - necesariamente -- es todo, pues si no se logra un buen acuerdo adentro, el sector derrotado se sentirá avasallado y reaccionará como el gato que siempre corre del peligro, pero que en un callejón sin salida, el callejón es la única salida, y solo podrá sobrevivir poniendo en riesgo su vida. Esto es, dando el frente y presentando batalla. Los que saben de gato puede hablar de lo que ese animal es capaz cuando no tiene más alternativa que pelear...
EL REGATEO.- El problema, si es que alguna vez lo fue, se resolvió al finalizar la semana pasada, y lo anunció el propio presidente de la Junta Central Electoral. Se le entregará  dinero para sufragar los gastos de las elecciones, sin dejar claro la cantidad ni los plazos. Aunque  como de costumbre, se pidió una cantidad, y con el regateo, se consentirá otra.  El asunto es de sinceridad, e incluso de honestidad. ¿ Por qué solicitar más de lo necesario, o por el contrario, por qué dar menos de lo calculado ? En el gobierno se tiene la opinión de que Roberto Rosario “ se dispara ”. Esto es, que se alarma y alarma, creando situaciones que no se corresponden con la realidad. Nunca se le dijo que no, solo que había que hacer los ajustes de lugar. No es lo mismo  uno o dos millones de pesos a una cooperativa, o asistir a productores de rubros menores, que apropiar cientos o miles de millones de pesos al organismo. Que no era justo que la Junta Central Electoral, o su presidente en particular, presionaran de forma indebida  al gobierno, o soliviantaran el ánimo de los partidos, cuyos voceros opinan sin averiguar...
ELLOS.- No hay dudas, sin embargo, que entre el gobierno de Danilo Medina  y la Junta Central Electoral hay animosidad,  y no  puede negarse, pues no se disimulan los enfrentamientos y las  evidencias dejan ver más de lo que está al alcance de la vista. La administración, por ejemplo, no tiene a la JCE entre sus dependencias favoritas. No es que le niegue fondos, sino que no se apresura a complacer sus demandas. Si otras esperan ¿por qué ella no?  Roberto Rosario, por su parte, tiene claro que no se gana el pleito que no se echa, y cree que su onda es la de David, y si Goliat se cruza en su camino, pobre de Goliat, morderá el polvo de la derrota. Lo importante es que en la ocasión no hubo fuego, sino un conato de llamas que pudo controlarse con un extinguidor de mano. La Junta Central Electoral seguirá en lo suyo, y el gobierno también. Fuera bueno que mejoraran sus relaciones y su comunicación. Que no haya visita sorpresa, pero que si los fondos lleguen a tiempo...

Por Orlando Gil ;-