sábado, 23 de mayo de 2015

Danilo y Leonel

Quizá la sorpresa ha sido que nadie esperaba que dos dirigentes de la capacidad política de Danilo Medina y Leonel Fernández pudieran llevar tan lejos sus diferencias en torno a la modificación de la Constitución para reelegir a Danilo.
Tal vez no estaba en los planes del Presidente tener que plegarse al deseo del pueblo de mantenerlo en el cargo más allá de agosto del 2016, y para su compañero y amigo, tres veces Presidente de la República, desbaratar lo ya conformado en torno a su figura, tras la búsqueda del regreso le resulte sino engorroso si políticamente delicado y hasta un poco suicida.
Pero la realidad debe superar lo que uno quiere, y la realidad es que detrás de Danilo Medina hay un país que clama por su estadía por otro cuatrienio en el Palacio Nacional. Y así las cosas, entre el reclamo de una parte del país por el regreso de Leonel y que se quede Medina; lo que es claro es que ellos dos mantienen el poder, que es su misión de dirigente, pero que ahora toca a Leonel abrir los brazos al amigo y compañero y prepararse para un retorno de ocho años casi seguro conociendo por este período el resultado positivo de otro de Danilo.
Es hora pues de que Danilo y Leonel, lo hemos dicho mucho, más inteligentes que todo esto, se reúnan y lleguen a acuerdos que le eviten al país la posibilidad de otro desgobierno en donde lo que parece joven camina del brazo de lo viejo, dentro de ese pasado de lo más funesto y negativo.
El país se merece y reclama la permanencia de Danilo, mientras el retorno de Leonel es garantía de seguir trillando el camino del progreso. 
Por Germán Martínez ;-