martes, 28 de abril de 2015

Abinader ante nuevo reto

Luis Abinader candidato presidencial PRM
La definición de la candidatura presidencial en el Partido Revolucionario Moderno va despejando los perfiles de la oposición política. Ya Luis Abinader se consagra como el líder de un sector y reafirma su preeminencia como opción ya que también es candidato del Partido Humanista Dominicano.
Mientras la situación del oficialista Partido de la Liberación Dominicana se observa turbia por el tema de la reforma constitucional y la reelección presidencial, los partidos de la oposición van arrimando candidaturas.
El PRD tiene a Miguel Vargas, el Partido Reformista Social Cristiano, Federico Antún y el PRM, va con Abinader. Esta selección tempranera facilita limar las asperezas y posibilita los acuerdos.
Según las encuestas, Abinader es cabeza de la fuerza emergente. Falta saber si habrá campo al reencuentro aliancista y si los egos podrán más que las conveniencias. Los del PRM ya dicen  que el gran derrotado en la  convención fue Miguel Vargas. No obstante lo desorganizado que fue el evento, se pintan como la gran maquinaria triunfadora.
Aducen los del PRM que los del PRD esperaban líos, trifulcas y desavenencias que provocaran el retorno de los que apoyan ese partido. Aunque percibí antagonismos entre los de Hipólito y Abinader pueden ser cosas del calor del momento de las votaciones.
Aún se ignora cuántos votaron, pero ésta es la única asamblea popular y democrática que se ha tenido para escoger candidato. Los otros han sido escogidos por grupitos, y en el PRM confeccionaron  un padrón de más de dos millones de dominicanos. Ya Abinader es el candidato porque las votaciones del exterior, aunque han sido aplazadas   por dificultades  en el suministro de los insumos, no son significativas por el margen que diferencia las dos principales opciones.
Entre los perredeístas es uso común que todos ganan. La derrota de Hipólito no significa que se irá para su casa. Eso de que se irá para Gurabo es un camelo. Ahora buscará posicionar a los suyos en la nueva estructura. De momento el jefe de campaña de Abinader, según se dice, será el presidente del PRM. Quienes pensaron que Mejía estaba desfichado siguen equivocados. Creo que seguirá tratando de llevar al PRM a otro puerto.
Abinader está ahora en nueva posición y navega con viento de cola. De su manejo podría derivarse otras opciones. 
Sólo me pregunto si para lograr esto se tuvo que dividir el PRD.
 Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com