miércoles, 18 de marzo de 2015

Debilidades de la reelección

LA TAREA.- La reelección, excepto el monitoreo constante a través de encuestas, no tiene hecha la tarea que se supone en un país en que está prohibida constitucionalmente. Eso del ministro de Obras Públicas de que es indetenible, o del director de la Caasd de que se prepara un proyecto de convocatoria de la Asamblea Revisora, o el aguaje de cinco o seis diputados con un documento firmado (dizque) por cincuenta que la aprueban, en boca de un campesino sería “buchipluma na’ má”. No puede decirse que el oficialismo sea una Babel, pero hay muchas lenguas sueltas hablando por una emisora sin antena, que nadie sabe sintonizar, y sucede así porque no hay un mando central que unifique y cohesione. Lo único cierto, hasta ahora, son los porcentajes que publica el Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, y lo es porque coincide con las mediciones de los medios y también de particulares.
Una gran mayoría de dominicanos gusta del estilo de gobierno de Danilo Medina y consiente en el otorgamiento de cuatro años más. Es decir, que hay un sentimiento, pero todavía no llega a emoción, y sobre todo, no tiene el impulso y la organización que a esta fecha debiera tener…
LA CANCIÓN.- La reelección no es detenible, pero tampoco es un carro sin freno, y no es una cosa ni la otra, porque como dice la canción del cubano Pablo Milanés, “le falta carne, y deseo también”. Nadie conoce de un movimiento fuerte, dentro o fuera del PLD, que la promueva y postule, como en los tiempos de Joaquín Balaguer. No se ve ni se siente algo parecido al Movimiento Nacional de la Juventud, o al Movimiento Agrario Reformista. Que ahora no hacen falta, pues Danilo Medina tiene porcentajes a su favor que Balaguer nunca soñó, no es una explicación suficiente. Siempre conviene un cauce para que el agua corra y no se desvíe. Los pronunciamientos ocasionales de Gonzalo Castillo no pueden hacer el milagro, que sí haría una entidad corporativa. Lo he dicho, y lo repito: Si de algo saben los políticos dominicanos es de reelección, pues la historia política del país no conoce de otros trances. Reelección todo el tiempo, y el partido que no la patrocina, la enfrenta…
FALTA DESEO.- ¿Cómo venir y decir ahora que es indetenible, que se prepara un proyecto de convocatoria o que en un documento de diputados se demanda del Comité Político que ponga el asunto es agenda? Encuestas, y solo encuestas. “Falta carne, y deseo también”, porque el beneficiario de la gesta no muestra interés, y mucho menos garras. No da señales, y las nubes pasan y pasan, y ni se nubla ni llueve. El manual de la reelección impone unos preliminares que el presidente Medina hasta ahora no asume. Por ejemplo, una expresión con prosapia, pues la usó Abraham Lincoln, de que “no se cambia de montura a mitad del río”, o una que Joaquín Balaguer consagró, sin tal vez ser suya: “Yo no soy, señores, más que un instrumento del destino”. Y nada más alcahuete que el destino para justificar actitudes, todas en la historia, y en la política. La reelección no puede moverse con éxito sin calzar sus propias botas, y esas botas, en esta oportunidad, corresponden al presidente Medina. Solo que si no las enseña ni nadie se las ve, ¿cómo echar adelante el proyecto?...
EL ESPACIO.- A la reelección solo le queda un espacio por subvertir: el Comité Político del PLD. Dueña y señora de la calle y apreciada por las encuestas, parece haber fracasado en el Senado y la Cámara de Diputados. En el Congreso Nacional, el órgano institucional que puede hacerla realidad. Del Comité Central no se sabe, pero Leonel Fernández quiso que se supiera que es un escenario en que puede dar la pelea. Si a su encuentro fueron 306 ó 175 CC siempre quedará en la duda, y la manipulación posiblemente se quede en el aire. Ahora, el Comité Político. Los voceros de la reelección insisten mucho en que la última palabra la tiene el CP, y el CP no se mueve ni siquiera con el mayor sigilo, que en el caso no sería sigiloso, y tampoco mayor. Todo un misterio, y Charles de Gaulle escribió sobre el misterio en la política. ¿Por qué no se convoca al Comité Político?, ¿de quién depende, puesto que hasta el secretario general, Reinaldo Pared, insiste en su conveniencia? Leonel Fernández dejó ver que tiene la llave del CN, pero ¿también la del CP?...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do / @orlandogildice