miércoles, 4 de marzo de 2015

Creando 3 hijos sola: Historia de mujeres. Historia de verdad

Odalis enviudó con 3 hijos. Perder la pareja será siempre devastador, sea por muerte, divorcio o separación. Lo será aún más si la persona vive en pobreza y es mujer. 
Fotos | Video Combatir en pareja el desamor sistémico de la sociedad (que se manifiesta muchas veces en no tener qué comer, desempleo, bajos salarios, falta de protección en salud, violencia, discriminación y desconsideración) permite defenderse en mejores condiciones y soñar con poder vencerlos.
Pero, mujer, sola y para más inri con 3 hijos, el calvario le estaba pintado (reservado) con letras mayúsculas. De más pobreza no la salvaba nadie.
Y no ocurrió así con Odalis Ureña. ¿Qué pasó para que ese "designio fatal" no se cumpliera? 
La historia vale la pena contarla, hoy que estamos viendo como muchos dominicanos y dominicanas unidos al gobierno estamos construyendo la Patria que por muchos años soñamos y quisimos y que ahora se nos revela posible y verdadera. Una patria fundada en el amor al prójimo, patria de todos, con todos y para todos.
Dos factores intervinieron para cambiar el curso de lo que debió ser la historia de Odalis Ureña.
El primero fue la determinación de Odalis de no dejarse derrotar, la voluntad férrea por vencer la enorme adversidad que le cayó encima. Gigantesco esfuerzo respaldado por el amor de sus hijas y de su madre que le han brindado aliento permanentemente.
El segundo, la política de compras y contrataciones públicas del gobierno de Danilo Medina que favorece las compras nacionales con especial preferencia por las micro y pequeñas empresas de nuestros barrios y campos.
Sucede que gracias a esa política y a la decisión del gobierno de dotar de zapatos hechos en República Dominicana a los escolares de nuestro país y de paso salvar a la industria del calzado (muy buena pero menospreciada por gobiernos anteriores) JP Ramírez, pequeña empresa que fabrica zapatos en el barrio 24 de Abril de la Capital, ganó una licitación para hacer muchos de esos zapatos y tuvo que contratar más empleados, más obreros.
Uno de ellos, Odalis.
Su vida cambió, la de sus hijos y la de su madre.
Historia de mujeres. Historia de verdad.