viernes, 27 de marzo de 2015

Cavan trincheras en PLD

El ex secretario general del PLD, Lidio Cadet, fue nombrado en un cargo público. Lo sacan del anonimato en un momento en que su partido está caliente por el tema reeleccionista. El ex diputado es de los independientes del Comité Político. Estos son tiempos en que cualquiera puede sacar el ascua por mano ajena.
Lidio es admirado dentro y fuera del PLD por su forma de ser. Un político independiente en estos tiempos es pieza de museo. Por eso y no por eso llama la atención su designación. Nadie piense que está ya alineado, pero mentalmente lo contaminan; por lo menos lo neutralizan o ponen a pensar. En él y por el pienso que los reeleccionistas no se entregarán con las manos atadas. El PLD se acerca al risco. Desde arriba puede dar vértigo porque abajo está la historia del reeleccionismo. Por todos lados se ven los escombros dejados por el continuismo a la fuerza.
En mi memoria política no existe una reelección para mantener a un presidente que haya sido aplaudida, exaltada y sin consecuencias. Los más optimistas aducen que las olas que levanta la reelección buscan mellar el fuerte contrario para una negociación más ventajosa. Se la tiene como una presión extrema; poner a sudar al contrario para que la debilidad lo fuerce a pactar. Eso esto por verse.
Es como si fuera devolución de la moneda del pasado, pero con más intereses.
También está presente la animadversión, una especie de pasión avinagrada. La “tirria” en política es mala consejera. Esta lleva a fomentar acciones impúdicas y aliarse a los bajos instintos para dañar. Hacer pecar es peor que pecar uno mismo.
Algunos re electores no se percatan de que sus adversarios emergerán como hongos después de las lluvias. Contar  con los recursos del Estado no significa que los otros carezcan del poder para  movilizar.
La popularidad de la actual administración descenderá por obra y gracia del golpeo de la oposición que hará alianzas.  Se verá todo tipo de coincidencias, algunas al parecer absurdas, porque la reelección de Danilo Medina no será un paño con pasta.
La reunión del Comité Político puede ser la clarinada que lleve a los bandos en pugna a cavar las trincheras. Hasta el momento han sido escarceos. Los grupos  afirman que no hay retroceso.
Ya se verá si cerrajero asoma la ganzúa de oro que abriría el Congreso. 
Por Alfredo Freites ;-