jueves, 12 de febrero de 2015

Para obtusos y obstinados

Que Guillermo Moreno aparezca tan bien punteado en una encuesta no debería extrañar a nadie... Menos al gobierno y al PLD que siguen encabezando todos los escenarios posibles, por grandes que resulten los retruécanos, las manipulaciones y las nuevas trapacerías para tratar de detener el retorno de Leonel Fernández de no ser posible la reelección de Danilo Medina. Hay que ser muy torpe para no alcanzar a ver la jugada burda que se traen entre manos. Faltando sólo 15 meses para las elecciones, el esfuerzo para detener a Leonel en base a calumnias y mentiras se ha ido desmoronando y como última estrategia abren dos frentes fácil de descifrar con un mínimo de inteligencia...
...Por un lado tratan de meter cuña en el PLD presentando la reelección como elemento divisionista queriendo culpar a Danilo de la campaña de denuestos contra Leonel para descalificarlo por supuestos vínculos con un narcotraficante cuyo origen militar todo el mundo conoce por haber sido materia ventilada por la Justicia. ¿Quién ignora que ese capo mentiroso fue jefe de campaña de Hipólito en el 2004 y que ese mismo presidente lo hizo capitán del Ejército? Ante la inviabilidad de una opción opositora encabezada por Abinader en la Convergencia --un bloque que nunca llegó a fraguar--, inflan artificiosamente a Guillermo Moreno en vano empeño de convocar fuerzas opositoras que eventualmente aglutinen un antileonelismo fundamentalista.
Por supuesto, su principal empeño a esta altura del plan es la división peledeísta tratando de forzar la reelección por default. “Si Leonel no puede presentar candidatura, entonces la reelección llega por conveniencia de todos en el PLD”, calculan maliciosamente.
... Del mismo perfil
La eventual reelección de Danilo traería aparejados sus propios demonios, además de los que se le puedan agregar por generación espontánea y los que se le sumen en el camino por todas las implicaciones que conlleva una modificación constitucional a la usanza dominicana. Empezando porque lograr esa modificación significa que sea impulsada por Leonel que previamente tendría que convencer a sus seguidores --incluyendo a los más radicales, que están precisamente en el Congreso--, de la conveniencia política de un paso de tal trascendencia. Roberto Rosario, el de la Junta, dice que serían necesarias cinco leyes --tres de ellas de mayoría calificada--, para convocar un referéndum aprobatorio con equivalencia casi similar a unas elecciones nacionales. El desgaste del PLD en ese tránsito sería simplemente incalculable... Mientras tanto, ya habrán posicionado a su alfil, Guillermo Moreno, que nuclearía la oposición en “un frente sin contaminación” que podría imponerse en una eventual segunda vuelta bajo el esquema ilusionista del llamado “nuevo socialismo”, tan de moda ahora en Europa pero bien conocido en nuestra región desde hace tres lustros con la llegada del chavismo en Venezuela.
¿Manos limpias...? ¿A quién se le puede ocurrir que Guillermo Moreno aparezca en algunos escenarios electorales en competencia con candidatos y partidos tradicionales? Esa puntuación no pasa primero de una ilusión y luego de la parte más burda del plan para posicionarlo asignándole una preferencia electoral que provoque la movilidad de un voto disperso entre una oposición díscola y un oficialismo indeciso. Bastaría observar el voto que se quiere captar: la sencillez proverbial de un presidente como Danilo... y la “moralidad obstinada” de un converso como Moreno... que fue ayudante de fiscal de Balaguer y fiscal de Leonel. Para luego perseguirlos a ambos...
¡... Qué parecido a las “manos limpias” de Salvador!
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com