martes, 3 de febrero de 2015

Miguel y la viga

Miguel  y la viga
Tras  la experiencia de una dirección del PRD que no miró consecuencias para el candidato presidencial y hasta con la iglesia chocó, Miguel Vargas se propuso que disciplina, control partidario y candidatura del 2016 se concentraran en sus manos,  para evitar que algún cabo suelto provocara entorpecimiento a futuro. Una campaña feroz que lo acusó de traidor, de secuestrar el Partido y de manejar la organización como negocio personal le hizo un daño  que parecía irreparable y del que no podría levantar cabeza. Con mano de acero y mirando tubular todo el tiempo, cual caballo de coche, Vargas echó o hizo salir del PRD que encabeza a los que previamente quisieron sacarlo a él,  proyectando al momento la idea de fortalecimiento interno y de pisar más firme en la búsqueda de su objetivo.
El otorgamiento de un cargo que en un momento le negaran a un hijo de Peña, el puente tendido a  Geanilda Vásquez  y a todos los que están fuera, diciéndoles que “las puertas del PRD están abiertas para que entren”, es muestra clara de que Miguel  -que navega ahora en aguas tranquilas y mar controlado estaría en la mejor disposición de no repetir  algunos errores que debió evitar ayer, y de trabajar la unidad con miras a que el partido blanco  pueda  entrar  en pelea real como cabeza de la oposición al PLD. Las dificultades del PRM en su nacimiento y la amenaza de una nueva fractura por las aspiraciones compartidas de Mejía y de Abinader han fortalecido y le han dado algunas razones a Miguel Vargas en su accionar. De los pasos que dé y de cómo se mueva  en lo adelante, dependerá el papel exitoso que pueda desempeñar como candidato en el 2016, que se entiende sería su último “cuplé”, a partir de un PLD fuerte y en el  poder, y de unos “vientos” leonelistas que se saben y sienten cada vez más  fuertes. Por cierto, si  Miguel cierra  un acuerdo con  Hatuey y le suelta  rienda a su experiencia, como  una vez dijo que haría, y logra “motivar” a Luis con la Vice, podría dar un buen golpe de efecto y... quién sabe si hacer un lío, y la trilogía poner en  serios apuros al PLD. ¿Caerá esa viga?
Por Luis Encarnación Pimentel ;-
encar-medios@hotmail.com