jueves, 12 de febrero de 2015

Barrick exportó oro por US$1.5 billones

La minera dio la información
durante un recorrido por el
complejo.
La minera canadiense Barrick Gold exportó el año pasado 1 millón 128 mil onzas de oro, por un valor que asciende al billón y medio de dólares, de los cuales, el Estado dominicano sólo percibió US$414 millones.
La información fue ofrecida por el gerente de Comunicaciones de la empresa, Jorge Esteva, durante un recorrido con periodistas de diferentes medios por el complejo minero, ubicado en Pueblo Viejo, Cotuí, donde pasó balance a los avances experimentados por la multinacional desde el inicio de sus operaciones en el país en 2008.
Esteva afirmó que en los últimos seis años, la minera ha aportado a las comunidades aledañas US$21.5 millones, equivalentes a 800 millones de pesos, en distintos proyectos educativos, ambientales y de incubación empresarial, como parte de la responsabilidad social corporativa.
El ejecutivo también aprovechó para anunciar la entrada en funcionamiento de una planta de extracción y procesamiento de cobre a partir del próximo mes, y confirmó la construcción de otra planta para fabricar las emulsiones explosivas que utilizan para desprender las rocas de las montañas, como había desvelado elCaribe.
Sobre esto último precisó: “En los últimos dos años consumimos alrededor de 30 millones de dólares en explosivos, y lógicamente con la instalación de una planta de emulsión dentro de la planta, ese suplidor pierde un cliente importante”, manifestó, tras afirmar que se han tomado todas las medidas de seguridad necesarias para reducir al mínimo los riesgos en los alrededores.
Esteva negó las acusaciones de los moradores de la provincia Sánchez Ramírez, quienes les responsabilizan de descargar aguas ácidas en el río Margajita y reducir el caudal de la presa de Hatillo.
En ese sentido, explicó que la Barrick Gold sólo utiliza el 0.33 por ciento del volumen total del embalse para sus operaciones y que trabajan para reducir el pasivo ambiental dejado por la Rosario Dominicana, con el procesamiento de las aguas ácidas en una gigantesca planta de tratamiento con capacidad para procesar alrededor de 600 mil metros cúbicos de agua, la que según dijo, es devuelta al acuífero con una menor carga contaminante en cumplimiento a las normas nacionales.